Lobos: un corto sobre los oscuros secretos de la banca

cf9e2-cartel_lobos

El colectivo malagueño Niños Cabra ha presentado su ultimo cortometraje donde, sin duda, han conseguido reflejar la cruda realidad del sometimiento estricto y férreo de los altos ejecutivos bancarios sobre empleados y clientes de una sucursal.

El cortometraje titulado “Lobos” se ajusta a la peliculera frase ‘basado en hechos reales’, y se ha guionizado a partir de entrevistas con empleados de banca. con expedientes judiciales y con decenas de testimonios de personas relacionadas con la banca.

“Lobos” basicamente intenta reflejar las reuniones que a puerta cerrada mantienen algunos directivos de entidades muy conocidas y que, sin ningun tipo de escrupulos, ponen en practica métodos de presión para la venta de distintos productos financieros que rozan o muchas veces sobrepasan la linea de la legalidad.

Los llamados despidos disciplinarios del trabajador, tambien son tratados de lleno reflejando las actitudes vejatorias y humillaciones a los empleados por parte de los jefes de banca a las que están sometidos. El mobbing, el enchufismo laboral, de cómo algunas inspecciones de trabajo están “apalabradas” con los bancos y de muchas más cosas que apenas son publicadas en los medios de comunicación.

No es más que el más que conocido retrato de la falta de escrúpulos de los grandes banqueros, es decir, de la inmoralidad capitalista en general, con la que la gran empresa y, a su estela, los empresarios en general, tratan a sus trabajadores (aprovechando la vorágine fascista provocada por la euforia neoliberal producida tras la caída de la Unión Soviética), y que es paralela a la forma de tratar a sus clientes (sobre todo, y como sucede en toda sociedad fascista, por mucho maquillaje democrático que se ponga, a los más débiles).

“Lobos” es un retrato de la barbarie capitalista concretada en una de sus máximas expresiones, los bancos y los banqueros, y de cómo los derechos de los trabajadores, los de dentro y fuera de las empresas, les importan muy poco a las “democráticas” empresas del sistema de explotación capitalista. Mientras a los empleados se les trata como siervos y se les recortan derechos laborales y se les despoja de todo respeto, se condena a la miseria a las familias, se multiplican los deshaucios, y se privatizan para beneficio de los grandes mafiosos del sistema todos los servicios públicos y los derechos fundamentales (a la vivienda, al trabajo o a la vida y a la atención sanitaria o educativa).

La humillación actual que sufre la clase trabajadora, cada vez más cruda y salvaje, de poco en poco más cercana a la esclavitud y bajo la criminalización de todo intento de protesta o lucha por sus derechos, es propia de las épocas en las que el capitalismo no tiene ya necesidad de fingir su verdadero rostro criminal. Y, lógicamente, tal y como ha demostrado la historia, solo si acabamos con los criminales, y esta vez debe de ser de forma definitiva, sin volver a repetir el error de confiar en la imposible bondad y la incompatible humanidad de los delincuentes del gran capital, lograremos evitar que alimañas y parásitos sigan viviendo despreciando y pisoteando a la clase trabajadora.

El corto se puede ver con subtitulos en español, inglés e italiano.

 

Comparte esta información!

CAPITALISMO Y ESTADO

“El capitalismo es la asombrosa convicción
de que el más perverso de los seres humanos
hará las cosas más perversas
y que ello redundará en en el mayor beneficio para todos.”
-John Maynard Keynes

“El poder no corrompe a los hombres.
Sin embargo, los idiotas,
cuando acceden a una posición de poder,
corrompen al poder.”
-George Bernard Shaw

En algún momento todos tendremos que convencernos de una vez por todas de que el votar por un candidato político o por otro es algo completamente irrelevante. En la enorme mayoría de los casos y salvo excepciones realmente excepcionales – valga la redundancia – no importa cual candidato o cual partido llega al gobierno, el resultado será siempre el mismo. Nada va a ser diferente. Y, dada la orientación general que preside el sistema real de toma de decisiones, desgraciadamente no queda más remedio que prever un paulatino empeoramiento de la situación actual ya que todas las alternativas políticas con verdaderas posibilidades de acceder al poder se basan sobre el mismo dogma. Oficialismo u oposición son solamente los decorados que permiten dejar que el poder real siga operando detrás de las bambalinas y, para colmo, los mecanismos mentales de tanto el oficialismo como la oposición tolerada responden a los mismos criterios básicos: el mismo materialismo fundamental, el mismo dogmatismo económico y la misma supina ignorancia técnica y cultural.

Y no crean que me estoy refiriendo (solamente) a la Argentina. En la enorme mayor parte del planeta las cosas no funcionan de manera distinta, por más que varíen los “relatos” y los discursos que los políticos claman para consumo del rebaño de votantes. El hecho es que todo el sistema económico y social impuesto por lo que se ha dado en llamar “la globalización” está estructural y orgánicamente enfermo y muchos indicios apuntan a la posibilidad cierta de que esta enfermedad ya es terminal. Después del súbito derrumbe del socialismo marxista, el capitalismo liberal agoniza lentamente y ahora, a más de dos décadas de la demolición del Muro de Berlín, no parece contar con muchas posibilidades de comenzar a transitar por caminos distintos de aquellos que lo han conducido al actual callejón sin salida.

Sin embargo todavía hay muchísima gente que no lo entiende así. Y no lo entiende porque o bien pasa por alto, o bien directamente desconoce, el proceso que nos condujo hasta aquí. Sobre todo no se ha analizado lo suficiente el devenir de las ideologías dominantes que se fueron dando dentro del cuerpo dogmático del capitalismo liberal. Leer más

Comparte esta información!

Esos curiosos bajitos

6a00d8341bfb1653ef01a73d6fe1ba970d-550wi

Una niña de 6 años en clase de dibujo, que no solía prestar atención, atrajo el interés de la profesora al verla inmersa en su tarea. La profesora le pregunta “¿Qué estás dibujando?”, la niña contesta “Estoy dibujando a Dios”, a lo que la profesora responde “Pero nadie sabe cómo es Dios”, y la niña sentencia “Lo van a saber en un minuto”. Es una de las anécdotas que Ken Robinson, uno de los mayores expertos en educación y creatividad, cuenta en su intervención en TED. Con mucho sentido del humor, reivindica la necesidad de respetar la creatividad de los niños y apostar por un sistema educativo que prepare a las personas para un futuro incierto. Los motores de nuestra sociedad actual son los servicios y la información y estos requieren ideas y creatividad. Sin embargo, es curioso cómo a pesar del cambio, lo que fomenta nuestro sistema educativo y social es lo mismo que lo que se perseguía en la pasada sociedad industrial.

Como apunta Robinson cuando somos niños tenemos un instinto natural hacia la curiosidad y disfrutamos haciendo las cosas simplemente por el hecho de hacerlas, sin pensar en el objetivo. Los adultos rediseñamos lo que tienen que aprender y cómo lo tienen que hacer, favoreciendo que ese instinto tan puro se vaya apagando. ¿No se adaptaría mejor a un futuro incierto  la forma natural que tienen los niños de relacionarse con el mundo? ¿No sería enriquecedor conservar la forma en la que ellos conectan con el entorno? Veamos lo que los niños hacen con completa naturalidad y que los adultos llevamos en nuestro ADN. Sencillamente, podemos despertarlo. Leer más

Comparte esta información!

“La comida ha sido manipulada para que sea adictiva y resulte difícil dejar de comer”

mpollan

“Es posible que creamos que no tenemos tiempo ni energías (ni conocimientos) para cocinar a diario, pero aún no estamos preparados para que esa actividad desaparezca de nuestras vidas por completo”.

Bajo esta premisa, Michael Pollan (Nueva York, 1955). uno de los periodistas especializados en alimentación más relevantes del momento –autor de los superventas El detective en el supermercado y El dilema del omnívoro–, se propuso elaborar una breve, pero intensa, historia de la cocina. Una reivindicación de las bondades de esta actividad milenaria, que ahora ve la luz en España.

Cocinar: una historia natural de la transformación (Debate) es uno de los ensayos más interesantes en lo que respecta a la alimentación de los últimos años. Y el entusiasmo que recorre sus páginas, llenas de vivencias narradas en primera persona, se multiplica cuando es el propio Pollan el que cuenta sus descubrimientos al otro lado del teléfono, desde su casa en la bahía de San Francisco.

Después de 1880 no ha habido ningún desarrollo que haya hecho que la comida sea más saludablePara Pollan la cocina no es sólo una herramienta, ni un entretenimiento, es una actividad que define nuestra especie. “Cocinar nos hizo humanos”, asegura el escritor con rotundidad. “Si no hubiéramos descubierto nunca cómo cocinar, no nos reconoceríamos a nosotros mismos. Es cocinar lo que nos dio más energía que la que tenían otros animales, porque ellos gastan mucha energía para digerir los alimentos y nosotros no. Así que pudimos gastar esa energía en tener un cerebro más grande, que nos permitió desarrollar habilidades cognitivas que el resto de animales no tienen”. Leer más

Comparte esta información!